20 may. 2012

El Rey sin trono (II)


Tras repasar sus primeras temporadas en la NBA y su evolución desde high-school, vamos ahora a centrarnos en la figura de LeBron James convertido ya el jugador dominante que en un par de temporadas consiguió cambiar la mentalidad de un equipo de lotería de Draft a todo un aspirante al título. Tras clasificar, excepto en sus temporadas rookie y sophomore a su franquicia a los playoffs, ya consiguió asentarse en la Liga cómo una estrella prematura.



En la temporada 2007-08, tras haber perdido la temporada anterior las Finales de la NBA por un contundente 4-0 contra los San Antonio Spurs de Tim Duncan y Tony Parker, todo el mundo presupone que volverá al asalto al anillo con más ganas si cabe. Promediando unos números más que asombrosos desde la temporada 2004, en las siguientes sólo Nash en 2 ocasiones, Kobe Bryant y Dirk Nowitzki, evitan que se convierta en el jugador más joven en conseguir el premio al mejor jugador de la temporada. Su primer galardón lo obtiene en su sexta temporada en la liga, en la que a pesar de haber bajado sus estadísticas, todo fue en favor de las victorias del equipo, que lidera ese año la NBA en temporada regular.



Desde entonces, su equipo se convierte en uno de los más peligrosos del Este, y quedan cuartos de conferencia, mejorando así sus records anteriores. Con la presión añadida de conquistar el título tras el fracaso de la final, aparecen los Boston Celtics en las Semifinales de Conferencia, para convertir la serie en una lucha titánica en la que ningún equipo cedió en su campo, hasta llegar así al séptimo y definitivo partido en Boston. En él, tuvo lugar un gran duelo de anotación entre Paul Pierce y James, los cuales anotaron 41 y 45 puntos respectivamente. A pesar de eso, no le fue posible eliminar al gran Big Three formado por Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen, fichajes estelares de los Celtics a principio de temporada, acompañados de un Rajon Rondo que comenzaba a despuntar. Ellos fueron los que finalmente se convirtieron en los Campeones de la NBA, además de la nueva pesadilla de James en posteriores Playoffs.



En la siguiente temporada, la tónica se repite con las anteriores, salvo que la gran diferencia es que por fin obtiene el MVP, debido en gran parte a que ayuda a que su equipo lidere la NBA con 66 victorias. Pero el problema sigue estando en los Playoffs, donde no se ve a los Cavs arrolladores de temporada regular. Tras barrer a Detroit y Atlanta por 2 contundentes 4-0, llegan a las Finales de Conferencia contra Orlando, y comienzan los problemas. Anotó 49 puntos en el primer partido, y a pesar de ello no consiguió la victoria. En el segundo partido, un triple sobre la bocina suyo fue el que puso el empate en la serie, pero nada más lejos de la realidad, Orlando era mucho mejor equipo. Las mejores versiones de Hedo Turkoglu y Rashard Lewis, junto con un grandísimo Dwight Howard, y su plantilla más compensada, consiguieron eliminar a los que parecían claros favoritos al título por 4-2. Es en el sexto partido, en Ohio, y tras su eliminación, en dónde James se marcha sin felicitar al rival, lo que le sirve para generar innumerables críticas por su actitud.Y así termina su sexta temporada en liga, y empiezan a pesar las toneladas de críticas sobre si no es lo suficientemente bueno cómo para hacer a un equipo ganador en los momentos importantes.



Pero se olvida, y en la temporada siguiente, más de lo mismo; líderes de la Regular Season, MVP de la temporada, y todo de cara otra vez. Los fichajes de Shaquille O'neal y Antawn Jamison daban lo que parecía que iba a ser el punto de fuerza y calidad que le faltaba al juego interior de los Cavs, aunque el primero venía de una lesión y ya no era ni la sombra de lo que fuera en su etapa angelina. Tras eliminar en 1ª ronda de Playoffs a los Bulls de un emergente Derrick Rose por un cómodo 4-1, aparecen los temidos Celtics en Semifinales de Conferencia. A pesar de contar con el factor cancha a favor, cómo contra Orlando, la pierden en el segundo partido en casa, para recuperarla en el tercero fuera, y volver a perderla en el quinto en The Q, lo que sentenció prácticamente la eliminatoria al jugar el sexto en el Boston Garden, en dónde no pudieron ganar a pesar del tripe-doble de LeBron. La mayor experiencia de los verdes en los momentos calientes, y la gran defensa de Tony Allen que anuló a James, el cual no consiguió que sus compañeros tomaran suficiente protagonismo, provocó que cayeran eliminados en segunda ronda otra vez, y el hundimiento de LeBron James cómo figura estelar al verse incapaz de llevar él solo a su equipo a conquistar el anillo. Con todo, las críticas aumentan aún más si cabe año tras año, y el odio que genera en su contra ya no puede compararse con el de cualquier otro deportista.

Tras esto llega el verano, y la finalización de su contrato, pero eso ya es otra historia..



"Ask me to play. I'll play. Ask me to shoot. I'll shoot. Ask me to pass. I'll pass. Ask me to steal, block out, sacrifice, lead, dominate. ANYTHING. But it's not what you ask of me. It's what I ask of myself.(LeBron James)







No hay comentarios:

Publicar un comentario